Por qué es imprescindible que tengas tu RFC en México

Un Registro Federal Contribuyente, conocido por sus siglas RFC, no es más que una especie de configuración o clave que está conformada tanto por números como por letras, de los cuales debes ajustarse a 13 caracteres. En general estos están guiados por los datos personales de la persona quien lo solicite, desde factores como sus apellidos maternos y paternos, fecha exacta de nacimiento, más tres figuras numéricas que las proporcionan el mismo Servicio de Administración Tributaria o el también llamado SAT.

Cualquier trámite fiscal que se realice dentro del país, estas deben estar bajo el control del SAT, y por supuesto, la persona que requiera prescindir de estos servicios tiene que poseer obligatoriamente todas las gestiones que estén asociadas con el RFC. Y este motivo se debe a que en su clave alfanumérica contiene las “llaves” necesarias para abrir cualquier negociación que involucre económicamente con los intereses de la nación.

Se puede decir que más que un requisito, es un protocolo de orden legal que todo ciudadano residido o no en México, debe de tener. Sin embargo, si aún no has iniciado este proceso de tipo fiscal, te recomendamos que vayas aprendiendo a consultar tu RFC.

¿Cómo comenzar a hacerlo?

Uno de los procesos más sencillos, prácticos y sobretodo rápidos para obtener las formas de su RFC, es solicitando directamente la homoclave, que para en casos del pasado, solo estaba sujeta a personas exclusivamente profesionales. En la actualidad, cualquiera persona que quiera emprender y comenzar sus procesos para ejercerlo, solo necesitará del acceso al internet para adquirir su homoclave.

Cómo se agrupan las empresas y personas

Como ya hemos mencionado anteriormente, si una persona que desea trabajar dentro de la República Mexicana, así sea que esté residenciado o no en el área, es de carácter obligatorio comenzar este trámite. En cuanto a los pagos de la declaración de impuestos, las cosas se pueden presentar dependiendo del caso, ya que los porcentajes de pago pueden variar dependiendo de las ganancias que se obtengan cada mes.

El Registro federal de contribuyentes agrupa a dos tipos de casos: las personas que prestan sus servicios a las empresas, se les denominan como “personas físicas”, por lo que sus pagos como la declaración de impuestos se darán frente a las condiciones de dicho sujeto.  Mientras que a las empresas (de carácter privado), se les consolida bajo el nombre de “personas morales”, por pertenecer a una organización.

Más información en https://www.curpyrfc.org.mx/imprimir-rfc-sat/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *